jueves, 2 de julio de 2009

El Pecado Sexual

El tema en cuestión es bastante complejo, dada su inmensa ocurrencia aun entre cristianos. Lamentablemente no se podrá hacer un tratamiento exhaustivo del asunto, pero sí se pueden trazar líneas generales de acuerdo a las Escrituras. Dejemos que la Biblia hable por sí misma:

"Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios." Ef. 5:3-5.


"Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis [...]

Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios" Gá. 5:16-17, 19-21.


"¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" 1 Co. 6:9-10.


"Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" 1 Co. 6:18-19.


"Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación" 1 Tes. 4:3.


¿Pero basta con apartarse externamente de estos pecados para ser libre de ellos? ¿Qué pasa si una persona no tiene relaciones con otra, pero sí piensa en ello? Dejemos que Jesús responda:


"Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno" Mt. 5:27-30.


¿Por qué no habría de ocurrir lo mismo con la fornicación? Es obvio que si una persona ve pornografía, o fantasea con otras personas en su mente, ya ha cometido fornicación según el principio que podemos extraer de este pasaje.

Si estos pecados están presentes en nuestra vida, es urgente que los extirpemos, orando al Señor Todopoderoso que nos libre de cometerlos. Esto porque como ya hemos visto, los que practican estas cosas no tendrán herencia en el Reino de los Cielos. ¿No es suficiente esta sola razón para hacernos temblar y apartarnos de esta inmundicia para siempre?

El Señor será fiel para librar a quienes se lo pidan:


"Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho" 1 Jn. 5:14-15.


Hemos visto que la voluntad de Dios es nuestra santificación, que nos apartemos de fornicación (1 Tes. 4:3). Entonces, podemos tener absoluta certeza de que si pedimos que nos libre de este pecado, Él lo hará. Es urgente que si alguno está preso en las garras del pecado sexual, clame al Señor para ser liberado. ES UN ASUNTO DE VIDA O MUERTE.


"Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.

Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová" Lm. 3:25-26.


"Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí." Sal. 51:10.


Sé paciente en esperar la salvación del Señor, busca y llama hasta que te responda, Él es fiel en cumplir su Palabra. Bendito sea por los siglos de los siglos. Amén.


__________________________________________________

Los dejo con unos videos elaborados por el hermano Mariano Godoy para este blog, en base a una predicación del Pastor Henry Tolopilo. Espero en Dios que sea de bendición.

PARTE I




PARTE II

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada